Saltear al contenido principal
963 95 57 92 info@sanchezguardiola.es

Una ayuda para los hipotecados

En vista de lo abusivos que llegaron a ser en un tiempo los márgenes que se aplicaban a las hipotecas, este proceso ha llegado a ser temido a nivel internacional, tanto que se le asocia en múltiples escenas a casos de quiebra. Sin embargo, esta imagen debe cambiar, pues en todo el mundo se han tomado medidas desde hace años para favorecer a los hipotecados.

Prueba de ello son leyes que buscan poner la balanza a favor de quienes recurren a estos procesos pero sin perjudicar al sector bancario, logrando así un mercado dinámico con crecimiento sostenible y sin miedo de abusos.

Medidas reales

Todo esto parece una promoción para recurrir ciegamente a las hipotecas y caer en alguna trampa, pero no es así. Ejemplo de ello es una nueva ley por medio de la cual el Tribunal de Justicia Europeo busca mejorar el panorama hipotecario y dar un respiro a los hipotecados de las medidas de los bancos.

Quienes están bajo estos términos pueden tener la oportunidad de evitar el desahucio, pero sin que incumplan sus compromisos. ¿Cómo es posible? Por medio de la aplicación de la ética a nivel bancario, con lo cual se limitan los inconvenientes por dudas sobre el responsable de pagos, la supresión de cláusulas y el elevar los umbrales para desahucio.

La medida requiere consideración aun pues por desgracia, muchas de esas acciones son toleradas por diferentes gobiernos, pero no es algo imposible de solucionar. Para este año se espera la aplicación plena de los estatutos fijados que incluyen la eliminación de algunas cláusulas consideradas abusivas y la exoneración de los gastos de la hipoteca para los hipotecados, que ahora corren por cuenta del banco excepto por la tasación.

Si bien en España debe esperarse hasta el mes de Marzo para que entre en vigor esta ley, también se prepara a quienes puedan disfrutar de sus beneficios, pues ahora es necesario un análisis profundo que respalde la solvencia del cliente para realizar los pagos del préstamo.

Volver arriba