Negligencias médicas

Una negligencia médica es cualquier acción o procedimiento mal ejecutado por parte de un proveedor de asistencia sanitaria (en España un médico, un doctor o un cirujano). Éste le provocaría alguna lesión al paciente habiéndose alejado de las normas aceptadas y compartidas por toda la comunidad médica y habiendo caído en la impericia y la imprudencia, vulnerando asimismo la Lex Artis Ad Hoc

Existen diferentes tipos de negligencias médicas.

El primer tipo sería una equivocación en el diagnóstico. Diagnosticar de manera incorrecta cualquier dolencia puede tener consecuencias nefastas para el paciente. En este caso, nuestros abogados demostrarán bien que los síntomas del cliente eran demasiado evidentes como para haber errado en su diagnóstico o bien que, en caso de no haber sido tan evidentes, no se tomaron las medidas de precaución necesarias.

El segundo tipo de negligencia consiste en la mala prescripción de los medicamentos, bien por la enfermedad del cliente o bien por su intolerancia a los mismos. 

El tercer caso sería un error en una intervención quirúrgica. El hecho de haber firmado un consentimiento informado con el que el paciente asume los riesgos ordinarios de una operación no exime a ningún médico de, por ejemplo, haberse dejado una gasa olvidada en el interior del paciente, con las consecuencias que un error de esta magnitud puede conllevar.

 Y el cuarto tipo consistiría en la falta de salubridad ya sea por parte del centro como de los materiales utilizados, con el riesgo de contagio de enfermedades como el SIDA o la hepatitis que ello supone.

Se trato del tipo de negligencia que se trate nuestros abogados lograrán construirle una posición sólida frente a cualquier proceso judicial y velar siempre por sus intereses.